Empujoncito para salir del subdesarrollo

IMG_7329

Niños Maya Q´eqchi de la comunidad El Zapotal, Sierra Santa Cruz, El Estor, Izabal.

Por: José G. Cubur

Los recientes datos estadísticos sobre el subdesarrollo y la situación de pobreza y extrema pobreza en la que nos encontramos, demuestran que nuestro camión llamado Guatemala va cuesta arriba y a vuelta de rueda, y si nadie se baja a empujarlo o solo un grupo lo hace difícilmente avanzará a la cima. En este sentido se considera que la población indígena y campesina ya dio su primer empujoncito, será cuestión de voluntad política del Congreso de la República, si se suma, para que nuestro camión avance un poco más.

El subdesarrollo

En enero de 2015, la canasta básica tenía un costo de Q3247.20. El mes pasado (enero 2016), el costo de la canasta básica era de Q3662, lo que significa un incremento de Q441.80 en un año[i]. En contraposición, el salario mínimo mensual, aumentó en una año Q102.64 para el sector agrícola y no agrícola y Q83.20 para el sector exportador y de maquila[ii]. Es decir que un trabajador de finca debería devengar un salario mensual de Q2747.04 y un empleado de maquila Q2534.15 (estos montos salariales fijados para el 2016, ya incluyen Q250 de bonificación que establece la ley).

Con los salarios establecidos para el 2016, al campesino le faltan Q914.96 para cubrir la totalidad de la canasta básica, pero en la realidad guatemalteca esta cifra aumenta, porque existen muchas empresas, principalmente de monocultivos que ni siquiera cumplen con pagar el salario mínimo.

Nuestra intensión no es seguir siendo tan dramáticos pero los números que nos presentan los informes oficiales, nos obligan a compararlos con la realidad que viven hermanos guatemaltecos y guatemaltecas, principalmente del área rural.

IMG_7339

Padre e hija sostienen a su familia, cuando no hay cosecha de granos básicos, con la venta de leña. Comunidad Zapotal, Sierra Santa Cruz, El Estor, Izabal.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida –ENCOVI– 2014, a nivel de país, la pobreza aumentó nueve puntos porcentuales. En tanto que la pobreza extrema, en la población indígena, aumentó 12 puntos porcentuales al pasar de 27.3 al 39.8 por ciento. Resaltamos que la mayoría de población indígena habita en el área rural.

La pobreza y la pobreza extrema tienen efectos letales para la población, principalmente para los habitantes indígenas y ladinos pobres del área rural. Los datos de la ENCOVI reflejan que a mayor pobreza menor alfabetismo. Por otro lado se observa un aumento en la población que no consulta a personal médico por accidentes o enfermedades debido a la falta de dinero, de 29.2 por ciento en el año 2000 a 36.2 por ciento en el año 2014[iii].

A lo anterior se suma, que en relación al Desarrollo Humano, Guatemala se encuentra en el puesto 128 de 187 países evaluados por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo –PNUD[iv]. Asimismo, 180 mil personas se encuentran sin empleo.

Con estos datos es difícil creer que el Estado de Guatemala alcance el desarrollo económico planteado en el plan “Visión 20-20” del actual gobierno de Jimmy Morales. Vale la pena remarcar que en su plan el gobierno habla de desarrollo económico, más no habla de desarrollo humano, aunque estos términos pueden ir entrelazados.

Desarrollo Rural Integral = Desarrollo Humano

Entendemos que el desarrollo humano de un país se centra en el desarrollo integral de todos sus habitantes, pero en Guatemala a la población rural no llegan las políticas, planes o programas públicos para que esas personas aumenten sus posibilidades de vida.

IMG_0476

Vivienda, comunidad Maya Chiché, Chupol, Chichicastenango, El Quiché.

En el área rural la pobreza y pobreza extrema se ve a flor de piel, en este momento nadie puede negar que en las aldeas, caseríos o comunidades existen familias que no tienen la posibilidad de comer los tres tiempos, y si lo hacen, es solo por llenarse, lejos queda la alimentación y nutrición. En estas condiciones de vida, a la mayoría de padres de familia les importa poco que sus hijos vayan a la escuela, que sus esposas visiten el centro de salud, porque tal como lo reza el ENCOVI a mayor pobreza menor alfabetismo.

Con hambre y pobreza las personas del área rural no piensan en vestuario, no piensan en poseer enormes y elegantes casas, solo quieren tener un empleo en donde se respete sus derechos laborales. Y en donde no existen, o hay muy pocas fuentes de empleo, las campesinas y campesino sueñan con tener un pedazo de tierra para producir sus propios alimentos y obtener ganancias de su producción de maíz y frijol, para cubrir otras necesidades.

Esta narración no es un cuento dedicado la población urbana, es la realidad que se vive en el norte, en el oriente, en el occidente y en el sur de nuestro país, y si usted apreciable lector no ha visto esa realidad, le invitamos a adentrarse en las aldeas, en los caserío y comunidades del área rural de nuestra Guatemala.

IMG_0485

Vista panorámica, comunidad Chupol, Chichicastenango, El Quiché.

Pero, en este artículo no se trata de víctimizar a la población del área rural se trata más bien de resaltar las propuestas políticas que este sector ha hecho llegar al Organismo Legislativo para cambiar su situación y salir del subdesarrollo.

La población indígena y campesina del área rural le propone al Congreso de la República que apruebe la iniciativa 40-84 conocida como Ley del Sistema Nacional de Desarrollo Rural Integral, misma que se ha trabajado y consensuado desde hace más de 15 años por comunidades indígenas y campesinas, por organizaciones indígenas, campesinas, de mujeres y otros movimientos populares.

Esta iniciativa pasó su segunda lectura en el Congreso el pasado 2 de febrero, pero fue regresada a la Comisión de Agricultura Ganadería y Pesca para un mayor análisis y discusión de sus enmiendas, en un plazo de 10 días hábiles.

En este sentido, el 9 de febrero, las organizaciones indígenas, campesinas, de mujeres rurales y otros movimientos populares presentaron 11 enmiendas a la iniciativa 40-84. Esas propuestas, fueron entregadas a la Comisión de Agricultura del Organismo Legislativo y tiene relación con: darle una mayor visibilidad a la mujer rural y una participación paritaria entre hombres y mujeres. Asimismo se reafirma y se aclara la función que tendrían dentro de la Ley de Desarrollo Rural Integral el Consejo Nacional Urbano y Rural –CONADUR– y la Junta Monetaria, y se aclaró que no se revisarían los Tratados de Libre Comercio, sino que van a estar en constante monitoreo social. Por último, se aclara que las funciones del Ministerio de Desarrollo Rural Integral son: coordinar con otros ministerios e instancias de gobierno, para hacer un trabajo en conjunto en pro del desarrollo rural integral.

¿Pero se resolverá la situación de pobreza y extrema pobreza del área rural inmediatamente al aprobarse esta iniciativa de ley? La Ley de Desarrollo Rural Integral no es una varita mágica que hará cambiar la vida de las familias del área rural de la noche a la mañana. Esta Ley será el instrumento legal para que el Estado de Guatemala trabaje por un desarrollo integral en el área rural. Entiéndase que con esta norma las políticas o programas de desarrollo rural ya no serán de gobiernos, sino de Estado, y entonces todo aquel que llegue a administrar la cosa pública tendrá que apegarse y darle continuidad a esas políticas, planes y programas.

Habitantes de la comunidad Chupol, Chichicastenango, El Quiché.

Por otro lado, si las familias en pobreza o pobreza extrema del área rural se desarrollan, difícilmente migrarían a las ciudades y formar parte de las cifras alarmantes de desempleo o aumentar los niveles de pobreza en las áreas urbanas.

Con la aprobación de esta iniciativa todos y todas ganamos, si y solo si, se hacen las cosas bien y con transparencia. Solo por mencionar un ejemplo: la clasificación del país en cuanto a desarrollo humano mejoraría, habría más oferta de granos básicos y hortalizas, lo que haría bajar el costo de la canasta básica, habría menos desempleo, menos migración y sobre todo menos desnutrición y hambruna.

La decisión esta en los diputados y diputadas del actual periodo legislativo, en los próximos días Guatemala se dará cuenta si éstos congresistas son amigos del desarrollo humano integral de todos los guatemaltecos y guatemaltecas o si siguen siendo amigos aquellos que hablan tanto de desarrollo, pero solo de sus familias y allegados.

[i]Datos propios con información del Índice de Precios al Consumidor –IPC– y Costo de la Canasta Básica Alimentaria y Vital, diciembre de 2015. Informe publicado por el Instituto Nacional de Estadística –INE-, en enero de 2016.

[ii]Datos propios con información de los decretos: 303-2015, publicado en el Diario de Centroamérica, el 30 de diciembre de 2015. 470-2014, publicado en el Diario de Centroamérica el 19 de diciembre de 2014.

[iii]Encuesta Nacional de Condiciones de Vida –ENCOVI– 2014.

[iv]Informe sobre Desarrollo Humano 2015, “Trabajo al servicio del Desarrollo Humano”. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s