Campesinos y campesinas continúan dispersos y temen ser capturados o atacados por el ejército y la policía

Logo A1

La situación continúa tensa en el sector de la aldea La Esperanza y El Esfuerzo Túnico en el municipio del Estor Izabal, después de que la Policía Nacional Civil ejecutara un desalojo violento ayer, 26 de octubre de 2016.

De acuerdo con de líderes comunitarios de ese territorio, ayer, durante el desalojo guardias de seguridad y cuadrilleros (trabajadores campesinos de la empresa Inversiones Cobra Sociedad Anónima), quemaron 78  viviendas y destruyeron unas 20 hectáreas de sembradíos de maíz. Después del desalojo violento, los trabajadores de dicha empresa intentaron volver a la comunidad El Esfuerzo, para terminar de destruir los cultivos, pero no lograron su objetivo porque mujeres y hombres de dicha comunidad se organizaron para defender sus productos.

Con la quema de viviendas, las familias perdieron utensilios de cocina, herramientas de trabajo y ropa. Se confirma que una señora de 80 años estuvo a punto de morir intoxicada por las bombas lacrimógenas lanzadas por las fuerzas represivas del Estado, hoy esa persona se encuentra grave de salud. También apresaron al líder comunitario Carlos Quim Tiul. Sigue leyendo

El Comité de Unidad Campesina CUC rechaza y condena la represión en comunidades campesinas de El Estor, Izabal

14716153_1240464735975308_2776977164228580833_n

Campesinos y campesinas heridos, viviendas quemadas y dos compañeros campesinos detenidos es el saldo del desalojo violento que se llevó a cabo, en la comunidad Agrario El Esfuerzo Túnico, El Estor, Izabal.

La orden de desalojo se autorizó a solicitud de la familia Arriaza de la empresa Inversiones Cobra Sociedad Anónima o conocida como finca Cobra. Como respuesta 1800 Agentes de la Policía Nacional Civil –PNC- fueron movilizados al lugar para desalojar a la comunidad el Esfuerzo Túnico, miembro del CUC, durante ese desalojo sobrevolaron dos helicópteros desde donde estaban supervisando la ejecución del mismo. El desalojo se llevó a cabo a pesar de que existía una mesa de diálogo entre comunidades y representantes de los finqueros, mediada por la institucionalidad agraria del Estado con el acompañamiento del CUC. Sigue leyendo